Desgraciadamente nos enfrentamos a una pandemia que ha trastocado nuestras vidas. Empezamos a dejar atrás la etapa del confinamiento pero se generan dos grandes preguntas. La primera de ellas es si se conseguirá una vacuna lo suficientemente efectiva y duradera como para servir de protección frente al covid19 y la segunda es si el virus podría volver.

Vamos a responder a la primera pregunta: Los coronavirus pueden ser virus poco inmunizantes lo que significa que generan poca respuesta inmunitaria. Los ensayos que están en marcha nos dirán el grado de inmunización lograda pero ya sabemos que las personas que sufren la infección por covid19 generan una respuesta de anticuerpos más bien débil. La respuesta a la segunda pregunta es que los virus respiratorios son altamente estacionales y podría volver en otoño…pero no lo sabemos realmente.

Entonces a día de hoy sólo disponemos de dos estrategias realmente útiles para defendernos:

  1. La primera son las medidas de prevención al contagio que se basan en la desinfección y el control de la diseminación del virus.
  2. La segunda y muy importante es que nuestro sistema inmunitario responda adecuadamente a la invasión vírica no permitiendo que la infección progrese.

El sistema inmunitario al detectar los virus activa los M1, un tipo macrófagos que generan una respuesta inflamatoria que puede llegar a ser de elevada intensidad y altamente perniciosa para el organismo. Entonces ¿cómo controla el organismo que la respuesta de los M1 no sea excesiva?. Pues generando los M2, otro tipo de macrófagos que son antiinflamatorios y que se encargan de fagocitar (eliminar) las células invadidas.

En resumen, cuanto más rápido los M1 sean reemplazados por los M2 mucho mejor pues la infección pasará de su fase activa a su fase resolutiva.

Y la pregunta más importante: ¿los virus podrían ser atacados desde el inicio por los M2?. Parece que si, y esto es lo que les podría suceder a los niños pues tienen ya activados los M2, encargados también del recambio celular, muy intenso en la etapa de crecimiento y ya estarían listos para fagocitar a las células invadidas por los virus!!!.

Conclusión:

Para defendernos de los virus debemos POTENCIAR la respuesta de los macrófagos M2 y esto hoy en día es posible. Disponemos de alimentos nutricionales que demuestran una respuesta inflamatoria muy baja de los M1 y una respuesta muy VIGOROSA de los M2 en ensayos preclínicos ante una agresión y son grandes candidatos para ayudar a nuestro sistema inmunitario a responder de una manera más adecuada y RESOLUTIVA ante cualquier infección vírica.

Más información

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.